Editorial Agrícola
Sanidad y nutrición

Nace Agrópoly, el juego interactivo sobre agricultura y medio ambiente

31/05/2021

La Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) y el Sistema de Recogida de Envases Agrarios (Sigfito) han creado Agrópoly, un novedoso juego interactivo basado en preguntas y respuestas que pretende educar y concienciar a la sociedad sobre la importancia de la agricultura.


Y es que una gran parte de la población, especialmente aquella que vive en grandes ciudades ajena a la realidad de los entornos rurales, desconoce los pormenores de la labor del agricultor y la importancia de su trabajo para asegurar la alimentación a nivel mundial sin comprometer al medio ambiente. Precisamente para despejar las dudas y el desconocimiento en torno a este oficio surge Agrópoly.

Para empezar a jugar solo hay que entrar en la web http://www.agropoly.org. Como punto de partida, cada jugador dispone de una finca con una nave y agua abundante. El objetivo es conseguir una buena cosecha de naranjas, pero, para lograrlo, necesitará semillas, fertilizantes o fitosanitarios, que sólo podrá adquirir si responde correctamente a las preguntas del juego. Cuantas más se acierten, más cerca se estará de producir naranjas. Si no lo consigue a la primera, cada jugador lo puede intentar cuantas veces quiera.

Comprometidos con el entorno rural y el reciclaje

Además de este nuevo juego, tanto Aepla como Sigfito llevan a cabo diversas iniciativas para visibilizar la agricultura.

Aepla es la voz de la industria fitosanitaria. Las empresas a la que representa investigan y desarrollan soluciones destinadas a la sanidad vegetal que permiten a los agricultores proteger sus cultivos de plagas, enfermedades y malas hierbas, garantizando así un suministro suficiente de alimentos sanos, seguros y asequibles.

Por su parte, el sistema de recogida de Sigfito lleva cerca de 20 años trabajando para que el campo español esté libre de envases agrarios y que estos reciban un tratamiento medioambiental correcto. Los agricultores, una vez que han consumido sus productos fertilizantes, nutricionales, bioestimulantes y fitosanitarios, deben comprobar que tienen el símbolo de Sigfito y depositarlos limpios en los cerca de 5.000 puntos de recogida que tiene la red en todo el país, donde reciben un albarán para justificar que han cumplido con la ley. Estos puntos de recogida, en su mayoría establecimientos de venta de productos agrarios y cooperativas, solicitan la recogida a través de la web de Sigfito y un gestor lleva los envases a una planta para su tratamiento.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV