Editorial Agricola
Economía

Cultivos especiales: cómo mecanizar lo rentable

16/05/2019

Por Ángela Fernández Gómez, periodista agroalimentaria

La necesidad de mejorar rentabilidades en la producción, sumada a la creciente demanda de productos de mayor calidad (y cantidad) por parte de los consumidores, han llevado a muchos agricultores a apostar por los llamados cultivos especiales o de alto valor. Una tendencia que no ha pasado desapercibida para los fabricantes de maquinaria agrícola, que llevan años trabajando en el desarrollo de tecnología y soluciones específicas para dar respuesta a las necesidades de los usuarios campaña tras campaña.


No solo de cultivos herbáceos viven los agricultores. De hecho, muchos se están decantando por leñosos, como los frutos secos o el olivar, como medio para obtener producciones más rentables que las que les proporcionan otros cultivos tradicionales. Un auge que están notando fabricantes como Stihl en su gama de productos enfocada al sector agrícola, tal y como señala su director gerente en España, Bernhard Iber. Y en esa dirección apuntan también los datos recabados en la Encuesta nacional sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) del año 2018, en la que se aprecia un incremento del 2,26% en la superficie de leñosos respecto a 2017 (de 5.099.831 a 5.215.831 ha), especialmente de frutales no cítricos, que el año pasado sumaron 1.171.066 hectáreas, entre secano, regadío e invernadero.

En esta búsqueda de rentabilidad, José A. Lostal, Marketing & Sales Manager de JJ Broch –empresa especializada en maquinaria para el cultivo de ajo, bulbo y monograno-, recuerda que “España, por sus características climáticas y edafológicas presenta una serie de ventajas en el desarrollo de determinados cultivos que permiten una producción más competitiva por precocidad, calidad, producción y reducción de costes de campo y procesado, como son las hortalizas, cítricos, frutales (especialmente de hueso) y algunos forrajes”. Por contra, añade, “la producción de cereales es muy poco competitiva con referencia a otros países que obtienen rendimientos medios por hectárea mayores con un coste de producción similar o incluso inferior”. Y aquí apunta algunos datos, en concreto, los últimos publicados por el INE: “Las hortalizas, con tan solo el 1,3% de la superficie agrícola en España, representan el 18,4% de la renta agrícola total, mientras que el cereal, con el 36% de la superficie ocupada, representa solo el 8%”.

Desde el punto de vista de Justo Sampayo, director gerente de Antonio Carraro Ibérica, la búsqueda de alternativas que aporten valor añadido en agricultura no se da solo en nuestro país, sino que “es una tendencia a nivel mundial que ya se ha convertido en una realidad”. Un giro que corrobora Enrique Guillén, director general de John Deere Ibérica, para quien el segmento de especiales está viviendo “una auténtica revolución”, impulsado por “los hábitos de consumo y, sobre todo, la profesionalización que se está llevando a cabo en agricultura”. Tanto es así, asegura, “que ya nos empezamos a olvidar del nombre de ‘especiales’ y utilizamos términos como cultivos de alto valor”. También desde Industrias David creen “firmemente” en esta tendencia. Su director general, Francisco José López, resalta que “prácticamente la totalidad” de productos que fabrican y comercializan van dirigidos a esos cultivos. No en vano, esta empresa desarrolla maquinaria especializada para viticultura, arboricultura, horticultura y olivicultura, fundamentalmente.

Otra firma focalizada en el segmento de especiales es la valenciana Pulverizadores Fede, en este caso en diseño y fabricación de equipos para la protección de estos cultivos.

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV