Editorial Agrícola
Cultivos

Importancia del abonado de fondo racional en cultivos hortícolas

01/10/2021

Por Ángel Maresma e Israel Carrasco. Departamento de i+D EuroChem Agro Iberia

El nitrógeno (N) es el nutriente que más frecuentemente limita la producción, aunque en otros casos el factor limitante puede ser la disponibilidad de fósforo y potasio, o bien de algún micronutriente (López et al., 2009). Establecer los momentos adecuados para la aplicación de fertilizante es fundamental para que haya un buen suministro de los nutrientes del suelo a los cultivos, minimizando pérdidas al medioambiente. Las estrategias de fertilización más eficientes con el uso de los nutrientes son aquellas en las que se fracciona el abonado, especialmente en el caso del N. Pero es cierto que el suelo tiene una capacidad de reserva de nutrientes, y que en un buen manejo de la fertilización se debe tener en cuenta.


La fertirrigación ha facilitado el fraccionamiento de los nutrientes durante el ciclo del cultivo, especialmente cuando se compara con técnicas de abonado exclusivo en cobertera. Sin embargo, las estrategias de fertilización que incluyen una parte del abonado en fondo (<35% del N) y se complementan con fertirrigación han demostrado ser más productivas e igual de respetuosas con el medioambiente (sin tener más pérdidas de nutrientes).

De hecho, las prácticas de fertilización que incluyen abonado de fondo y fertirrigación han sido recomendadas en sistemas de soporte de decisión (DSS) en tomate (Massa et al., 2013) o Melón (Deus et al., 2015). Marsic y Osvald (2004), en un estudio de fertirrigación en col blanca, concluyeron que la combinación de abonos de fondo con N (30%) y fertirrigación permite a los productores aumentar el rendimiento y la calidad de sus cosechas cuando se compara con prácticas exclusivas de fertirrigación. Hartz et al. (2017) comparó eficiencias del uso del N en diferentes sistemas de fertilización en hortalizas en la costa de California. El estudio demostró que la aplicación de N y K antes de la siembra en la zona radicular proporciona unas condiciones de crecimiento óptimas durante un periodo de tiempo en el que puede no ser necesario el riego. De hecho, la práctica de abonado en fondo y fertirrigación reduce la lixiviación de nutrientes, aumenta la NUE (eficiencia del uso del N) e incrementa los rendimientos cuando se compara con prácticas de abonado dónde todos los nutrientes se aplican en la siembra o mediante el sistema de riego por goteo (Jat et al., 2011). Utilizando el balance de nutrientes y agua en el suelo, las prácticas de fertilización (fondo + fertirrigación) demostraron ser las más sostenibles desde el punto de vista ambiental y económico (Jat et al., 2011).

Además, hoy en día se cuenta con tecnología de fertilizante que permite ser más eficiente con el N aplicado en fondo y reducir las pérdidas al medio ambiente, los inhibidores de la nitrificación. Esta tecnología actúa retrasando la actividad de las bacterias del género Nitrosomonas, responsables de la transformación del amonio (NH4+) a nitrato (NO3-), primera etapa de la nitrificación. Su uso en fertilizantes con formas amoniacales o ureicas hace que el N permanezca en el suelo en forma de NH4+ durante un mayor periodo de tiempo y se minimice el riesgo de pérdida por lavado.

Foto 1. Ensayo fertilización en brócoli. Año 2019

Abonado de fondo (con inhibidor de nitrificación) + fertirrigación

Las prácticas de abonado que incluyen la combinación de fertilización de fondo con inhibidores de la nitrificación + fertirrigación también han sido estudiadas por EuroChem en colaboración con centros de investigación y universidades en los últimos años. Como ejemplo, en 2019, el centro de experimentación de la fundación Cajamar en Paiporta realizó un ensayo para comparar sistemas de fertirrigación convencional (100%) con estrategias de abonado de fondo (con inhibidor de la nitrificación) (35%) y fertirrigación (65%) en el cultivo de brócoli. La práctica con abonado de fondo (ENTEC®) + fertirrigación incrementó la producción temprana en un 51%, y la producción total en un 5%. Estos datos corroboraron los resultados obtenidos en ensayos de sandía y lechuga (2017-18) y en col china (2017) en la misma estación experimental. La combinación de abonado de fondo con ENTEC® con fertirrigación obtuvo un 21% más de producción (comercial) de sandías, un 6% más de lechugas y un 14% más en col china que el tratamiento donde solo se utilizó fertirrigación (Figura 2).

Figura 2. Respuesta del rendimiento de diferentes cultivos a la aplicación de fertilizante ENTEC® de fondo + fertirrigación en comparación con el tratamiento exclusivo de fertirrigación.

Los resultados de estos ensayos demuestran que una parte del nitrógeno podría aplicarse en fondo para mejorar la productividad de los cultivos si se cuenta con inhibidores de nitrificación (como es el caso de los estudios con ENTEC® mencionados anteriormente), que minimizan las pérdidas de nitrógeno y aumentan su disponibilidad temporal.

Smith et al. (2011), en un estudio resumen del trabajo desarrollado con inhibidores en la costa central de California concluyen que los productos con inhibidores de nitrificación tienen un gran potencial para conseguir una reducción de las pérdidas e incrementar la eficiencia del uso del N. Para el manejo práctico del N, los inhibidores de la nitrificación brindan la posibilidad de reducir el número de aplicaciones de fertilizantes nitrogenados (Thompson et al., 2017) y mantener el rendimiento (Pasda et al. 2001) en los cultivos hortícolas. Otros beneficios asociados a los inhibidores de la nitrificación en la producción de hortícolas incluyen una menor acumulación de NO3- en los vegetales de hoja (Irigoyen et al. 2006; Pasda et al. 2001) y una menor pérdida por lixiviación de NO3- (Cui et al. 2011).

Ventajas de la fertilización de fondo en hortícolas

Existen más argumentos que evidencian el uso de la fertilización de fondo en sistemas hortícolas. La aplicación de una parte de los nutrientes en fondo tiene ventajas más allá de la mayor disponibilidad de nutrientes en las primeras etapas de crecimiento de los cultivos. Una de ellas es que permite hacer una distribución casi perfecta de los nutrientes, sin embargo, en muchos sistemas de fertirrigación el coeficiente de uniformidad es bajo y puede provocar una distribución irregular de nutrientes en el campo. Estudios de distribución del riego por goteo en campos comerciales muestran una uniformidad media del 75% (Jat et al., 2011), por lo que un correcto abonado de fondo puede contribuir a suplir deficiencias causadas por la variabilidad en la distribución del riego. Además, la aplicación de fertilizantes de eficiencia mejorada, como ENTEC®, en fondo proporciona resiliencia a los sistemas hortícolas. Los cultivos tendrán disponibilidad de N en las fases iniciales, incluso si no es necesaria la utilización del riego porque la precipitación acumulada cubre las necesidades hídricas del cultivo. Ante eventos de lluvia en fases tempranas de crecimiento del cultivo, si exclusivamente se fertirriga, el N es más susceptible a pérdidas por lixiviación, y si se decide no regar, existe riesgo de que las plantas tengan deficiencia de N en las primeras fases de crecimiento. Esto supone un riesgo importante para los agricultores. De hecho, la guía de fertilización racional de los cultivos en España destaca los riesgos irreversibles por la falta de N en la primera parte del ciclo de los cultivos (López et al., 2009).

Foto 2. Ensayo de fertilización en sandía. Año 2018.

Es importante que las políticas estén orientadas a mejorar la calidad ambiental y la rentabilidad de las explotaciones agrícolas. La práctica combinada de abonado de fondo + fertirrigación ha demostrado ser una de las más eficientes y rentables para los agricultores, a la vez que respetuosa con el medioambiente. Especialmente, si se utiliza la tecnología de los inhibidores de la nitrificación, porque se protege el N de pérdidas por lixiviación y emisión de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, el Decreto-Ley nº2/2019 sobre protección integral del Mar Menor, en su artículo 40, obligaba a los agricultores del área de influencia del Mar Menor a la utilización de fertilizantes con inhibidores de la nitrificación como herramienta de mitigación del lavado de nitratos hacia el Mar. O más recientemente, la junta de Andalucía en su nuevo programa de actuación para las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos limita la aplicación de N en fondo en cultivos hortícolas, excepto si se utilizan fertilizantes de liberación lenta o con inhibidores de la nitrificación. También, hay más ejemplos en Europa, Suiza ha subvencionado la compra de fertilizantes con inhibidores de la nitrificación (ENTEC® 26) a través de la fundación KliK para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la aplicación de fertilizantes.

La tecnología de fertilizantes con inhibidores de la nitrificación se puede utilizar en el abonado de fondo de los cultivos hortícolas. Contribuye a reducir las pérdidas de N durante las fases de crecimiento de menor absorción de este nutriente y a dejar más N disponible en el suelo para los momentos de máxima necesidad. Pero también, es una tecnología ideal para las coberteras o la fertirrigación, ya que favorece una nutrición mixta de los cultivos con importantes ventajas fisiológicas para las plantas, una mayor absorción de otros nutrientes igualmente esenciales, y en definitiva la obtención de mejores cosechas y de calidad.

Bibliografía

Cui M, Sun X, Hu C, Di HJ, Tan Q, Zhao C. 2011. Effective mitigation of nitrate leaching and nitrous oxide emissions in intensive vegetable production systems using a nitrification inhibitor, dicyandiamide. J Soils Sediments 11(5):722–730

Deus, J.A.L.D., Soares, I., Neves, J.C.L., Medeiros, J.F.D. and Miranda, F.R.D. 2015. Fertilizer recommendation system for melon based on nutritional balance. Revista Brasileira de Ciência do Solo, 39(2), pp.498-511.

Hartz, T.K., Cahn, M.D. and Smith, R.F. 2017. Efficient nitrogen fertility and irrigation management of cool-season vegetables in coastal California.

Irigoyen I, Lamsfus C, Aparicio-Tejo P, Muro J. 2006. The influence of 3,4-dimethylpyrazole phosphate and dicyandiamide on reducing nitrate accumulation in spinach under Mediterranean conditions. J Agric Sci 144(6):555–562

Jat, R.A., Wani, S.P., Sahrawat, K.L., Singh, P. and Dhaka, P.L. 2011. Fertigation in vegetable crops for higher productivity and resource use efficiency. Indian Journal of fertilizers, 7(3), pp.22-37.

López, L., Beltrán, J., Ramos, A., López, H., López, P., Bermejo, J., Urbano, P., Piñeiro, J., Castro, J., Blázquez, R., Ramos, C. 2009. Guía práctica de la fertilización racional de los cultivos en España: Parte II-Abonado de los principales cultivos en España.

Maršić, N.K. and Osvald, J., 2004. The effect of fertigation on yield and quality of four white cabbage (Brassica oleracea var. capitata L.) cultivars. Acta agriculturae slovenica, 83(1).

Massa, D., Incrocci, L., Pardossi, A., Delli Paoli, P., & Battilani, A. 2013. Application of a decision support system for increasing economic and environmental sustainability of processing tomato cultivated in mediterranean climate. Acta Horticulturae, (971), 51–58.

Pasda G, Hähndel R, Zerulla W. 2001. Effect of fertilizers with the new nitrification inhibitor DMPP (3,4-dimethylpyrazole phosphate) on yield and quality of agricultural and horticultural crops. Biol Fertil Soils 34:85–97

Smith, R.; Hartz, T.; Heinrich, A. 2011. Summary of nitrification inhibitor trials. Central Coast Agricultural Highlights. March 2011.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV