Editorial Agrícola
Sanidad y nutrición

Conceptos importantes y aplicaciones de la fertilización foliar

17/04/2019

Por Victoria Fernández, ETSI de Montes, Forestal y del Medio Natural (UPM), y Rubén Moratiel, ETSI de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (UPM)

El uso de fertilizantes foliares en los programas de fertilización de cultivos es cada vez más común a nivel mundial. Esta forma de fertilización puede emplearse como estrategia complementaria o, en ocasiones, alternativa a la fertilización radicular. Cualquier nutriente puede aplicarse como un spray foliar pero la eficacia puede variar en función de diversos factores que aún no están bien caracterizados.


Desde un punto de vista tradicional siempre se ha considerado que la nutrición vegetal depende, en gran medida, de la capacidad del suelo para suministrar todos y cada uno de los elementos nutritivos necesarios (en forma, cantidad y momento) para el óptimo desarrollo de los cultivos. Desde la antigüedad se ha considerado el término de fertilidad de un suelo, desde el punto de vista químico, como la capacidad de abastecer las necesidades de los cultivos en los diferentes elementos nutritivos. Así, la palabra fertilizante se emplea para indicar a cualquier sustancia orgánica o inorgánica que mejore la calidad nutricional del suelo o sustrato.

Un poco de historia…

Los primeros agricultores iban cambiando de lugar de cultivo a medida que se iba agotando la tierra donde cultivaban. Posteriormente se vieron los beneficios que aportaban las rotaciones de los cultivos para sus cosechas, pero es cuando aparecen los fertilizantes cuando se permite restituir a los suelos los elementos nutritivos que las plantas utilizan o se pierden por lavado, retrogradación y erosión (MARM, 2009). Los incrementos de los rendimientos de los cultivos durante los años 60-80 en gran parte se debieron a la extensión del uso de los fertilizantes en la agricultura. La fertilización dentro de una explotación debe incorporarse como parte de un conjunto de prácticas culturales que se debe interrelacionar con factores como el riego, tipo de suelo, cultivo, variedad, ciclos y factores ambientales entre otros. Si somos capaces de integrar la fertilización en ese conjunto de prácticas podremos conseguir su máxima eficiencia tanto económica como medioambiental.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV