Editorial Agrícola
Cultivos

La doble realidad del sector español de frutos secos

22/03/2021

Por Manel González, periodista

Los cultivos de frutos secos experimentan en nuestro país una dualidad: por un lado, en los últimos años progresa imparable su importancia económica, social y medioambiental; por el otro, desde el propio sector alertan de desequilibrios al tener que hacer frente a varios problemas que obstaculizan su avance. El más reciente, la crisis derivada de la pandemia. Analizamos esta situación de la mano de expertos.


Hay quien habla de ‘boom’ de los frutos secos. Otros, en cambio, se muestran escépticos con esa idea. “No es oro todo lo que reluce”, parecen advertir. Lo cierto es que, si nos vamos al dato puro, el cultivo de frutos secos ha experimentado un crecimiento importante en nuestro país en los últimos años, tanto desde el punto de vista de la superficie dedicada como de los rendimientos. “Esta situación está favorecida por un contexto comercial muy positivo, con una demanda creciente en Europa y, en general, en el resto del mundo”, observa la directora general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Esperanza Orellana.

Cultivos como el almendro, el pistacho o el nogal siguen dicha tendencia, mientras que el castaño se encuentra estabilizado y el avellano, por el contrario, experimenta un retroceso claro con una mayor variabilidad productiva.

Las cifras

Así, según los datos de producción anual de 2019 del MAPA, en la campaña 2019-2020 la cosecha total de frutos secos con cáscara alcanzó las 469.350 t, destacando la almendra, con 339.482 t. Esta cifra “nos mantiene como principal productor europeo de este fruto seco”, subraya Orellana. La previsión es que en la campaña 2020-2021 su producción suba hasta las 353.744 t (Avance de Superficies y Producciones de Cultivos del MAPA, noviembre de 2020), lo que supondría un incremento del 4% respecto a la campaña anterior y de un 33% sobre la media del último lustro.

Su superficie cultivada, el 88% de la total dedicada a frutos secos en nuestro país (687.225 ha), también aumenta, como refleja el estudio realizado por la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios. En él se demuestra que las nuevas plantaciones de almendro, con edades que aún no han entrado en producción, suponen el 20% de la superficie de secano, más de 90.000 ha; este porcentaje se eleva hasta el 29% en regadío, más de 24.000 ha.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV