Editorial Agricola
Sanidad y nutrición

La importancia de un correcto programa de abonado en alcachofa

España es el tercer productor mundial de alcachofa, siendo este un cultivo de elevado valor añadido y con una gran importancia en el área de Levante, donde se produce más del 85% de la producción nacional. Desde el punto de vista del abonado, la alcachofa es un cultivo que demanda una alta exigencia en nutrientes, por lo que el nivel de fertilización juega un papel esencial en la obtención de producciones elevadas y capítulos precoces y de buena calidad, y en este campo ICL Specialty Fertilizers ofrece un amplio catálogo de productos.


 El nitrógeno absorbido en grandes cantidades por la planta tanto en forma nítrica como amoniacal, tiene una relación directa con el su desarrollo vegetativo y su vigor. Ante todo, en alcachofas polianuales (normalmente dos años), hay que aportar la cantidad suficiente para acumular reservas en el sistema radicular. En este sentido, es muy positiva la utilización de fertilizantes de liberación controlada en aplicación de fondo, ya que aporta los nutrientes que la planta necesita en todo momento independientemente de las condiciones climáticas y de las necesidades hídricas de la planta. Además de producirse una liberación de forma paulatina, se evita por una parte la pérdida de nutrientes por lavado (ante todo nitrógeno, que puede perderse hasta un 60%) y, por otra parte, que los elementos nutritivos queden bloqueados en el suelo. 

Este aspecto es por ejemplo muy importante en lo que respecta a la asimilación del fósforo, que en los suelos preferidos por la alcachofa (pH básicos y ricos en cal) tiende a quedar bloqueado en forma de fosfato tricálcico. Esto, junto con la mayor eficacia de absorción de los restantes nutrientes -incluidos los microelementos-, potencia la acumulación en la raíz.

Además, los abonos recubiertos reducen de forma importante la salinidad, aspecto fundamental en las primeras fases de desarrollo de la planta en la que el sistema radicular es muy débil y poco desarrollado. Esto nos obliga a regar (y por lo tanto a fertirrigar) poco en las primeras fases de cultivo, y hace que sea muy conveniente colocar el abono de liberación controlada cerca de las raíces para que puedan absorber los nutrientes con facilidad. 

Si hemos dicho que el nitrógeno es importante, más lo es aún el potasio, esencial para obtener capítulos de buena calidad, además de conferir resistencia a plagas, enfermedades y condiciones ambientales adversas (sequía, heladas, exceso de lluvias, etc…).

Para adaptar el abonado a las propias condiciones de producción, se presenta a continuación un cuadro con las necesidades nutritivas por tonelada producida y un ejemplo:    

Cultivo Producción (t/ha) N (kg) P2O5 (kg) K2O (kg) MgO (kg)
Alcachofa 1 10 4 20 1
Ejemplo 25 250 100 500 25

Por ello, se recomienda la utilización combinada de fertilizantes solubles y encapsulados. 

Soluciones a medida para cada agricultor 

En este sentido, ICL Specialty Fertilizers dispone de diferentes tecnologías de fertilización que permiten adaptarse a los requisitos de cada cultivo y forma de producir de cada agricultor, ofreciendo una fertilización a medida que se ajuste a las necesidades nutricionales del cultivo en cada momento. 

En cuanto a los productos de liberación controlada más adecuados para este cultivo serían Agroblen y Agromaster.

     -Agroblen 15-8-11+2Mg de 5-6 meses de longevidad, o bien el 17-9-8+4Mg

     -Agromaster 16-8-16+5Mg+SO3 o bien el 15-5-20+ Mg+SO3

En cuanto a fertirrigación, la gama más indicada y eficaz a la hora de aportar nutrientes es Nova, que ofrece fertilizantes sólidos de alta solubilidad y pureza. El amplio abanico de productos que ofrece la gama Nova es una de sus características principales, ya que el agricultor cuenta con soluciones específicas para cada tipo de cultivo, pudiendo hacer un programa nutricional a la medida del cultivo de alcachofa, dependiendo de las necesidades de cada agricultor.

Por último, las aplicaciones foliares serán también de gran importancia para evitar carencias severas o cuando están apareciendo. Será un buen complemento sobre todo en los momentos en los que no se pueda fertirrigar por tener exceso de humedad en el suelo. 

En este sentido, Agroleaf Power tiene una gama extensa de equilibrios que se aplicarán en función del momento fisiológico de la planta y de la necesidad puntual de los mismos. Recomendamos la aplicación de los siguientes equilibrios para alcachofa: 

       -Agroleaf power 12-52-5 al inicio del cultivo para favorecer el desarrollo radicular.

       -Agroleaf Power 31-11-11 para la época de crecimiento vegetativo.

       -Agroleaf Power 15-10-31 para la época de producción.

Será muy importante la aportación de micronutrientes como el Fe (IronGold o Micromax), y de Mn y Zinc para lo que utilizaremos Agroleaf Special o Agroleaf Liquid. 

Más información: www.icl-sf.es

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV