Editorial Agrícola
Sanidad y nutrición

INITIO, nueva gama de tratamientos de KWS para las semillas de maíz

29/03/2021

En esta temporada de siembra 2021, KWS pone a disposición de los agricultores españoles una nueva gama de tratamientos para la semilla de maíz: INITIO. Este sistema, pensado para proteger las semillas de enfermedades y plagas inmediatamente después de la siembra al tiempo que las fortalece, ayuda a la germinación y aborda diversos desafíos agronómicos.


Los tratamientos de semillas se componen de múltiples compuestos que trabajan juntos para generar el mejor resultado. En este caso, además de componentes fungicidas, que evitan daños de hongos durante la fase inicial de crecimiento, la gama INITIO contiene otros ingredientes biológicos, que fortalecen las plantas en primeros estadios y pueden ayudarlas durante el crecimiento inicial. Otras versiones del tratamiento ofrecen, además, una protección para insectos y otra para pájaros y jabalíes.

La base de INITIO incluye una combinación de zinc y manganeso, además de ácidos húmicos. “Estos ácidos estimulan y favorecen el crecimiento de raíces finas,
mejorando la capacidad de las raíces para absorber nutrientes, así como los procesos metabólicos de la plántula”, explica Constanze Holzfuß, experta en tratamiento de semillas en KWS.

Asimismo, el zinc y el manganeso también contribuyen al crecimiento de las raíces, además de mejorar la formación de la pared celular y estabilizar las membranas celulares. En definitiva, aunando micronutrientes con ingredientes biológicos, se aumenta la velocidad de germinación de la parcela, se mejora la capacidad de regeneración de la planta, así como su resistencia al estrés en etapas iniciales.

Protección frente a fauna

Pero la nueva gama de KWS va más allá y ofrece el tratamiento INITIO BIRD PROTECT, destinado a aquellos agricultores cuyos cultivos de maíz sufren la presión de aves y jabalíes después de la siembra. Además de los ya citados beneficios de la versión básica, este producto incorpora un ingrediente activo adicional que protege las semillas de ser comidas por estos animales, al tiempo que protege a los animales de comer semillas tratadas.

Por otro lado, dentro de la gama está disponible también el tratamiento INITIO INSECT+, que ayuda a los agricultores a enfrentarse a los desafíos derivados de los insectos e incluye insecticida, que le proporciona protección contra el gusano de alambre.

Al combinar ingredientes activos específicos con micronutrientes y ácidos húmicos, ambas versiones permiten alcanzar mayores y más rápidos coeficientes de logro de siembra, haciendo que se reduzca el tiempo durante el cual las semillas son susceptibles de ser atacadas.

“Sabemos que hoy en día los climas extremos son cada vez más comunes. Eso aumenta el riesgo de estrés abiótico para las plantas de maíz en estadios iniciales de crecimiento causados por frío o por alta humedad en el perfil del suelo”, indica Holzfuß. “Los productos biológicos con los que enriquecemos nuestros tratamientos de semillas aumentan la tolerancia de las plantas a estos estreses”.

KWS está probando sistemáticamente la eficacia de los productos biológicos en toda Europa en ensayos de campo a gran escala. “Queremos tener una base sólida para nuestros tratamientos de semillas que creamos a medida para cada agricultor, y los resultados de nuestras pruebas de campo nos dan la razón”, afirma la experta en tratamiento de semillas Constanze Holzfuß.

Durante la campaña 2020 la firma realizó ensayos en toda la península ibérica, alcanzando resultados comparables a los registrados en laboratorio, donde la biomasa de las plantas tratadas con INITIO en los primeros 16 días tenía un 18% más de materia seca que con el tratamiento estándar.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV