Editorial Agricola
Maquinaria

¿Qué pasa si se cae la red de posicionamiento global GPS?

20/05/2019

Por Heliodoro Catalán Mogorrón, Dr. Ingeniero Agrónomo

En el año 2016, y a pocos días de terminar su mandato al frente del gobierno norteamericano, el expresidente norteamericano Barack Obama hizo unas declaraciones sobre la posibilidad de una “tormenta solar” y encargó a las autoridades de su país que estuviesen alerta ante la llegada de este fenómeno. En concreto, Obama pedía prevención ante un cambio climático espacial: “nuestra sociedad, nuestro país debe estar preparado ante una eventual tormenta solar”. En base a ello cabe preguntarse la posibilidad de la misma y cómo afectaría a las infraestructuras del planeta así como a nuestra propia agricultura “interconectada”.


Era 1859, el telégrafo era el “no va más” en las comunicaciones, y entonces ocurrió la catástrofe. Una enorme tormenta solar llegó a la Tierra, los cronistas apuntaban a que se veían auroras boreales en ¡el Caribe!. Aquella gran tormenta hizo que hubiese “una caída” del telégrafo. Mucho más reciente, en 1989, se produjo de nuevo este fenómeno. No fue tan grande pero sí tuvo potencia suficiente para “fundir” un transformador en New Jersey (EE.UU.) y dejar a 6 millones de personas sin electricidad en la zona. Aún más reciente, el 23 de julio de 2012, una nube de miles de millones de toneladas de gases electrificados salió desde el Sol. Era tan grande como la ya nombrada de 1859 y con una velocidad de 10 millones de kilómetros por hora; ¿qué pasó? pues no llegó a la Tierra porque tuvimos la suerte que salió de la cara del Sol que no apuntaba a nuestro planeta.

¿Qué es una tormenta solar?

Una tormenta solar es la llegada desde el Sol de una radiación electromagnética (plasma magnetizado) mucho más fuerte que el habitual. Se trata de una radiación extrema que implica una alteración geomagnética.

No es tan raro…

En 2014, un físico de la Universidad de San Diego calculó la probabilidad de que una tormenta como la de 1859 golpease a la tierra en la próxima década y el resultado es abrumador, ¡el 12%! Pero es que este ataque “no intencional” también puede venir causado, en mucha menor medida, por la inutilización de algunos satélites por choque con meteoritos o incluso “chatarra espacial”.

La frecuencia de que ocurran este tipo de fenómenos (“tormenta solar” y meteoritos) no está creciendo, pero sí que es preocupante la enorme cantidad de “chatarra” que hay en el espacio y que puede chocar con los satélites de las constelaciones de posicionamiento. Además el rápido desarrollo de la tecnología hace que la humanidad dependa cada vez más de herramientas que se ven afectadas por las tormentas solares.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV