Editorial Agricola
Economía

"Necesitamos apostar por reforzar el peso y la capacidad de negociación de los agricultores y ganaderos"

02/10/2018

FMA 1

Por Marta Fernández, periodista agroalimentaria

Ingeniero agrónomo de profesión, Francisco Martínez Arroyo es el actual titular de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, región eminentemente agropecuaria, donde el vino y el aceite son dos de sus principales estandartes. Hemos conversado con él sobre las principales líneas de actuación de su departamento, donde la concentración de la oferta, la internacionalización, la agricultura ecológica y el relevo generacional articulan la base del desarrollo sectorial para valorizar la calidad de su producción.


AGRICULTURA.- Castilla-La Mancha es la principal productora nacional de vino y la segunda de aceite de oliva, sectores en los que la internacionalización juega un papel determinante. ¿Qué proyectos tiene en marcha o prevé acometer la Junta de Comunidades para favorecer la exportación y ayudar a los productores?

FRANCISCO MARTÍNEZ ARROYO.- El aceite y el vino son probablemente los dos sectores más representativos de la agricultura de Castilla-La Mancha y están haciendo un esfuerzo muy importante, particularmente en los últimos años, en su apuesta por la calidad. El resultado es que hemos conseguido poner en el mercado productos de enorme calidad y estamos llegando a casi cualquier rincón del mundo.

Particularmente en el vino estamos batiendo cada mes los records de exportación de los meses anteriores, y en el primer semestre de este año hemos aumentado en un 35% la facturación de nuestras exportaciones. Este dato pone de manifiesto que el sector lo está haciendo bien y además está exportando, cada vez más, un producto embotellado y con figura de calidad.

Y lo mismo ocurre con el aceite, un producto con el que somos, detrás de Andalucía, la segunda región productora de España y del mundo. Tenemos que seguir avanzando en esa línea y lo tenemos que conseguir con un trabajo conjunto. Pero particularmente apostando por la integración comercial de las empresas, fundamentalmente de las cooperativas, que son las que aportan el mayor volumen tanto en vino como en aceite.

Esta apuesta la estamos materializando a través de la incentivación por la integración de esas empresas a través de las agrupaciones de productores, con una ayuda específica de 400.000 euros por empresa que apueste por comercializar en común el producto de todos los agricultores socios de las cooperativas o dueños de las empresas particulares. Porque no hay que olvidar que una parte importante del sector la representan también esas empresas particulares. Pero desde luego, lo que está claro es que las cooperativas deben tener más tamaño, y teniendo más tamaño se defenderá mejor el producto de los agricultores y ganaderos no solamente en el mercado exterior, sino también en el nacional.

AGR.- Con respecto al viñedo, recientemente ha hecho públicos los fondos que llegarán a Castilla-La Mancha para su reestructuración, ¿de qué cuantía estamos hablando y cuáles son los requisitos para acceder a ellos?

FMA.- Cada año Castilla-La Mancha recibe aproximadamente la mitad de los recursos que se distribuyen dentro del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola, unos 35 M€. Esto no significa que nos gastemos cada año 35 millones. Habitualmente Castilla-La Mancha utiliza los recursos que otras comunidades autónomas al final del año FEAGA no han sido capaces de gastarse, y esto sucede porque el sector vitivinícola de Castilla-La Mancha es el más grande de España, es el que más inversiones está haciendo y es el que más se está modernizando. Hemos hecho un esfuerzo enorme en los últimos 20 años aprovechando muy bien los recursos públicos de la reestructuración de viñedo, que hoy es el más moderno del mundo, además de ser también el que más variedades aporta al mercado.

Somos capaces de ofrecer prácticamente todas la variedades, y lo que estamos haciendo en las últimas convocatorias de la reestructuración de viñedo es priorizar las que más demandan los consumidores y que mayor precio tienen en el mercado. Tomamos la decisión de excluir la variedad airén, la más representativa de Castilla-La Mancha, porque ya tenemos suficiente superficie de airén reestructurada. 

Esta reestructuración, y todas las líneas de ayuda que tienen que ver con el viñedo y con el vino, las estamos orientando hacia la apuesta por la calidad desde todas las perspectivas. Todo ello forma parte de un Plan Estratégico del Sector Vitivinícola que estamos ultimando con los  interlocutores agrarios y cuyo borrador estamos mejorando. De ahí debe salir la apuesta definitiva del sector vitivinícola de Castilla-La Mancha por la calidad.

AGR.- Otro de los sectores estratégicos de la región es la agricultura ecológica que, como recordamos, este año se ha incorporado como categoría independiente a los Premios Gran Selección 2018. Además de en esta, ¿en qué otras líneas trabaja la Consejería para impulsar la agricultura ecológica y cuáles son sus principales objetivos?

FMA.- También en la agricultura hemos elaborado un plan estratégico. Y lo hemos hecho porque Castilla-La Mancha siempre tuvo un plan estratégico de agricultura ecológica. Lamentablemente en la legislatura pasada el gobierno anterior decidió no prorrogar el plan estratégico y nosotros hemos hecho uno actual con todos los interlocutores. Estamos ultimándolo y apostamos por el modelo de producción ecológica como una forma más de generar renta a nuestros agricultores y ganaderos, a la vez que apostar por la conservación del medio ambiente, trasladando este  mensaje a los agricultores y dando una garantía absoluta sobre el producto que van a consumir aquellos que decidan optar por el ecológico.

Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma líder en superficie y producción ecológica; es además la que más recursos públicos destina a ayudar a los agricultores y ganaderos ecológicos, 236 M€, una cifra muy importante que constituye la línea más importante desde el punto de vista de asignación de recursos en el Programa de Desarrollo Rural (PDR). Queremos seguir apostando por la agricultura ecológica para aumentar el número de agricultores, tenemos ya más de 8.000. Creo que la estrategia está bien trazada y hay que seguir en esa dirección a través de las ayudas públicas, pero también transmitiendo el mensaje de que aquello que estamos produciendo como ecológico tiene comercialización como ecológico. Y aquí necesitamos un compromiso de todos.

Vamos a intensificar las campañas de promoción de agricultura ecológica para que los consumidores conozcan el valor de este producto y los productores puedan poner en el mercado como ecológico aquello que desde la administración estamos ayudando para que sea ecológico en el campo. 

Este año hemos concedido por primera vez el Premio Gran Selección para la mejor empresa ecológica de Castilla-La Mancha, que nace con vocación de continuidad, porque es una forma más de transmitir nuestro compromiso con este modelo de producción; y estamos convencidos de que en cada edición va a haber empresas interesadas en recibirlo, porque son conscientes de su importancia y de la necesidad de colaborar con la administración para llegar a los consumidores.

AGR.- El relevo generacional es otro de los puntos estratégicos para el sector agrario, actuación para la que ya se han destinado cerca de 14 M€ ¿cuál ha sido el resultado de estas ayudas y qué otras líneas de actuación están barajando?

FMA.- El resultado ha sido espectacular. Al inicio de legislatura convocamos una línea de incorporación de jóvenes que está resuelta, se han pagado ya los anticipos y ahora estamos gestionando el resto del pago de la línea para los agricultores que nos vayan solicitando la certificación de la incorporación. 

Lo que hemos conseguido con esta convocatoria es que empiecen a trabajar en el sector agrario 1.218 jóvenes, chicas y chicos, que se han convertido en empresarios del campo y que suponen la mayor apuesta que se ha hecho en la región por el relevo generacional. Hemos conseguido que se incorpore más gente que nunca en una única convocatoria, y esto ha sido gracias al esfuerzo de todos. De la administración porque garantizó desde el primer momento que todos los jóvenes que se quisieran incorporar a la agricultura iban a contar con el respaldo del gobierno regional -a través de la priorización de esta línea dentro del PDR, asignándole más recursos-. Y también de los jóvenes que ven la agricultura y la ganadería como una forma para desarrollar su vida en el medio rural desde el punto de vista profesional. Estamos muy satisfechos de los proyectos que hemos recibido porque son innovadores y absolutamente profesionales, buscando la rentabilidad empresarial.

Conscientes de ello hemos destinado más recursos y hemos hecho una segunda convocatoria que en este momento está abierta. Los jóvenes de Castilla-La Mancha que se quieran incorporar al sector agrario pueden solicitar una ayuda de incorporación, que puede ser desde 27.000 hasta 50.000 euros, priorizando aquéllos proyectos presentados por chicas, lo que nos ha permitido que de los que se están incorporando, ya una cuarta parte sean mujeres, priorizando proyectos en zonas desfavorecidas, y cultivos y producciones ganaderas que hemos considerado más relevantes o necesarias para nuestra comunidad. Es decir, orientando las ayudas pero garantizando que todos aquellos jóvenes que se quieran incorporar al sector lo van a poder hacer con recursos públicos. Esperamos poder acabar la legislatura con 2.500 chavales trabajando, lo que constituye la mayor apuesta que se ha hecho nunca por el relevo generacional en el sector agrario.

AGR.- Tanto la agricultura ecológica como el relevo generacional son puntos clave del PDR. Además de ellos, ¿qué otros aspectos están siendo objeto de especial tratamiento y por qué?

FMA.- Los jóvenes son un pilar prioritario desde el punto de vista de la agricultura y la ganadería, y la producción ecológica desde la perspectiva sectorial. También lo es la apuesta por los profesionales a través de las mejoras de las explotaciones, para la que ya hemos resuelto una convocatoria en esta legislatura con 77 M€ de ayudas públicas, una cifra enorme, más del doble que cualquier cifra anterior destinada a los profesionales de la agricultura para mejorar sus explotaciones, y vamos a seguir en esa línea. 

También hay en este momento una convocatoria abierta para los profesionales que quieran hacer inversiones en sus explotaciones y, desde la perspectiva de la industria agroalimentaria la clave, ya lo hemos comentado antes, es la concentración de la oferta a través de la comercialización en común. En esta línea tenemos dos enfoques, el primero es el de las Entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional (EAPIR), para cuya regulación publicamos un decreto al inicio de la legislatura, de manera que aquellas empresas que alcancen un mínimo de facturación en cada uno de los sectores, pueden ser consideradas entidades prioritarias y ser prioritarias de esa forma, valga la redundancia, en la asignación de los recursos públicos en todas las ayudas del PDR. Por tanto, aquellas empresas-cooperativas, estas sí que tienen que ser cooperativas, que den el paso de la integración comercial y que alcancen un mínimo de facturación y sean, por lo tanto, consideradas EAPIR, van a recibir, por ejemplo, más recursos en las inversiones que hacen en la mejora de sus instalaciones, en embotellado, o apuesta por la innovación.

Y la segunda línea de trabajo es la que hemos mencionado antes, que es la agrupación de productores por parte de cooperativas o empresas particulares, de tal forma que se creen grupos comercializadores que acaben al cabo de cinco años comercializando el total de la producción de las empresas partícipes de esos grupos comercializadores en común. 

Ya hemos creado en lo que va de legislatura siete grupos de comercialización en común, agrupaciones de productores, que no requieren un mínimo de facturación y seguro que vamos a crear más porque vamos a hacer una nueva convocatoria en otoño y estamos trabajando día a día con las empresas para incentivar la constitución de estos grupos.

AGR.- Con respecto al Pacto del Agua, ¿en qué punto está y cuál es el posicionamiento de su Consejería?

FMA.- Este mes de septiembre hemos iniciado los contactos con las fuerzas políticas de la región para alcanzar una posición común en materia de agua en Castilla-La Mancha. Es un documento con un largo recorrido de interlocución con los principales agentes económicos, sociales, agrarios y medioambientales de la región, y está abierto a la participación de todos los ciudadanos a través de la página web. Nuestro propósito es alcanzar un posicionamiento que nos represente a todos y que no sea intransigente, sino una posición solidaria en defensa de los intereses de los ciudadanos de la región, particularmente de sus regantes, pero también teniendo en cuenta la realidad de nuestro país y la necesidad de llegar a acuerdos a nivel nacional. 

Porque con este documento queremos participar en el proceso que se ha iniciado a nivel nacional, y que debe intensificarse en los próximos meses, para permitir que un recurso tan importante como el agua ayude a todos los territorios y a todos los ciudadanos, y no solo a aquellos que riegan en una determinada zona o viven en un determinado lugar. Al mismo tiempo tenemos que garantizar la conformación del medio ambiente y los caudales mínimos ecológicos en todas nuestras cuencas, por ejemplo. Este es el objetivo y en Castilla-La Mancha estamos en condiciones de cerrar el acuerdo regional en los próximos meses para afrontar todos juntos la negociación a nivel nacional.

AGR.- Con respecto a la futura PAC, recientemente ha manifestado que sería beneficioso incluir mecanismos de mercado que contribuyan a regular la volatilidad de los precios. Además de esta, ¿qué otras medidas sería deseable incorporar a la misma?

FMA.- Es cierto que con respecto a la gestión de los mercados en la PAC hay que poner encima de la mesa más herramientas para que el sector sea capaz de auto-regularse. Desde mi punto de vista, esto pasa por dar mayor peso a las organizaciones interprofesionales y a las agrupaciones de productores, por intensificar la apuesta por la concentración en la comercialización de la oferta, y por eximir del cumplimiento de la normativa de competencia al sector agrario en su conjunto. 

La agricultura y la ganadería son sectores muy distintos a otros, y se caracterizan por el gran número de ofertantes frente a una distribución muy concentrada, en ocasiones incluso una industria muy concentrada. Necesitamos apostar por reforzar el peso y la capacidad de negociación del eslabón más débil de la cadena, que son los agricultores y ganaderos y, por lo tanto, es necesario que la próxima PAC exima, insisto, del cumplimiento de la normativa de competencia a toda la agricultura y la ganadería. Hay que recordar que esta PAC eximía parcialmente del cumplimiento de la normativa de competencia a algunos sectores, pero solo a algunos sectores, y nosotros lo que defendemos es que todos ellos tengan un tratamiento especial, que no tengan que cumplir la exigente normativa en materia de competencia que existe en otros sectores económicos en los que los que ofrecen la materia prima sí tienen garantía de defensa en la negociación, creo que esto es fundamental.

También es necesario seguir garantizando la renta de los agricultores y ganaderos, apostar más por los profesionales, incidir en el relevo generacional y, desde luego, en la medida de lo posible, blindar los recursos públicos que hasta ahora se han venido destinando en esta política común en Europa al sector agrario, porque de ello nos beneficiamos todos. Probablemente el mensaje más importante que tenemos que trasladar todos los que nos dedicamos a esto es que esta política es de todos y no solamente una política que beneficia a los agricultores y ganaderos.

AGR.- Para finalizar, ahora que estamos en plena campaña de vendimia en Castilla-La Mancha, ¿qué previsiones manejan?

FMA.- Este año el inicio de campaña se ha retrasado unas tres semanas con respecto al año pasado y digamos que ha vuelto a la normalidad de lo que había con respecto a los años precedentes en la región, y esperamos una vendimia de muy buena calidad y con una cosecha media, en la línea de los últimos años, y además con muy buenas perspectivas de mercado, porque las existencias son muy inferiores a las que teníamos en las mismas fechas del año anterior, son las más bajas que tenemos desde el año 2012, y esto nos hace prever que la vendimia se va a desarrollar con total tranquilidad, con buenos precios de la uva para los agricultores y también con buen precio para el vino que venden nuestras bodegas, que es el que, al final, tiene que conquistar el mundo.

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV