Editorial Agrícola
Economía

España ya tiene el visto bueno definitivo a su PEPAC

01/09/2022

La Comisión Europea ha aprobado el primer paquete de planes estratégicos de la Política Agraria Común (PAC) correspondientes a siete Estados miembros, entre los que se encuentra España. Además del PEPAC 2023-2027 que se aplicará en nuestro país a partir del próximo 1 de enero, ese primer paquete incluye también los planes de Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda, Polonia y Portugal.


Desde la Comisión Europea califican este paso de “importante avance en la aplicación de la nueva Política Agrícola Común el 1 de enero de 2023”.

“Estamos ahora más cerca de aplicar una nueva PAC para los próximos cinco años. Esto llega en un momento crucial, en el que la importancia de prestar un apoyo sólido a nuestro sector agrícola se ha vuelto muy clara. Los agricultores se enfrentan a un entorno difícil, marcado por el fuerte aumento de los costes de producción debido a la agresión rusa a Ucrania y a la reciente sequía estival. La agricultura es un negocio a largo plazo y los agricultores europeos necesitan disponer de un marco jurídico y financiero claro para el futuro. La nueva PAC nos ayudará a sostener unos medios de subsistencia estables y la seguridad alimentaria a largo plazo mediante el fomento de un sector agrícola inteligente, competitivo, resiliente y diversificado”, ha dicho el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

Por su parte, el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha señalado que la nueva PAC será “más justa, más sostenible y más social”, y “dispondrá del presupuesto y las herramientas necesarias para avanzar hacia una agricultura más innovadora y digital, con el foco puesto en el relevo generacional”.

La aprobación del plan estratégico nacional es, para el ministro, una “excelente noticia”, en la medida en que da certidumbre y seguridad al sector agrario, ya que la PAC supone entre un 20 y un 30% de las rentas que perciben agricultores y ganaderos. Se trata, indican desde el MAPA, de un plan estratégico diseñado para asegurar la rentabilidad, la competitividad y la sostenibilidad de la agricultura y la ganadería españolas y de los territorios rurales donde se asienta.

Además, con el plan han quedado aprobadas las medidas de apoyo al desarrollo rural, tanto las impulsadas por las comunidades autónomas como las de competencia estatal. Por lo tanto, el plan recoge en un documento único de programación medidas que en periodos pasados se distribuían a través de los diferentes Planes de Desarrollo Rural autonómicos, aprobados en distintos plazos, que podrán empezar a gestionarse sin retrasos, como ocurrió en las anteriores PAC.

Novedades del plan estratégico nacional

Tal y como indican desde el Ministerio, el plan supone una herramienta clave para facilitar la respuesta de la agricultura a las demandas medioambientales y sociales de la sociedad, para lo cual va a impulsar cambios profundos, pero graduales, en la búsqueda de una agricultura más justa, rentable y social.

Así, los agricultores y ganaderos españoles van a contar con más de 4.800 millones de euros anuales en ayudas directas, de las que un 61% irán destinadas al apoyo a la renta (a través de la ayuda básica y el pago redistributivo), un 23% al pago por compromisos ambientales (ecorregímenes), un 14% a ayudas asociadas para ciertas producciones y actividades ganaderas, y un 2% para el pago complementario a jóvenes.

Entre las principales novedades del plan, el sector contará a partir de 2023 con el nuevo pago redistributivo, una ayuda a la renta adicional para las primeras hectáreas de cada explotación destinada a favorecer la redistribución de ayudas hacia las pequeñas y medianas explotaciones, en su mayoría de carácter familiar y profesional.

Además, el plan reserva aproximadamente 230 millones de euros anuales para ayudas específicas para los jóvenes, a través del pago complementario de las ayudas directas y de los fondos de desarrollo rural destinados a impulsar la primera instalación.

Otra de las grandes novedades reside en que las mujeres que se instalen al frente de una explotación agraria percibirán un 15% adicional en el complemento de la ayuda a la renta que reciben los jóvenes.

Junto con las ayudas directas, el plan incluye un presupuesto anual de 582 millones de euros para programas sectoriales (frutas y hortalizas, vino, apicultura) y de 1.762 millones de euros de gasto público total para las medidas de desarrollo rural. Entre estas últimas, las principales partidas van destinadas a inversiones (740 millones de euros, de los que un 44% serán para inversiones con fines ambientales); 370 millones de euros para los agricultores que asuman compromisos ambientales de carácter plurianual; 160 millones de euros para programas LEADER; 140 millones de euros para explotaciones que desarrollan su actividad en zonas con limitaciones naturales; 135 millones de euros anuales para el establecimiento de jóvenes agricultores; y 70 millones de euros anuales para medidas de innovación, asesoramiento y formación.

Cambios legislativos asociados

En estos momentos, el Gobierno trabaja en los cambios legales que acompañan al Plan Estratégico: 18 reales decretos y una ley, que ya se encuentra, por el trámite de urgencia, en el Congreso de los Diputados para que la nueva PAC entre en vigor el 1 de enero de 2023.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado en su página web un documento, de carácter divulgativo, que resume los contenidos del Plan Estratégico de la PAC 2023-2027.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV