Editorial Agrícola
Sanidad y nutrición

Cómo aumentar la producción y reducir el agua para riego en patata y tomate industrial

16/09/2021

Ensayos de campo del acondicionador físico de suelos Zeba®, desarrollado por UPL, han mostrado su capacidad para lograr un uso más eficiente del agua y un mayor aprovechamiento de los nutrientes.


El agua y el suelo son cada vez más importantes en la agricultura. Además de ser esencial para el desarrollo de la vida, el agua es un bien preciado y escaso, que disminuye el potencial del cultivo cuando se ha de regar menos, bien sea por su alto coste o por las limitaciones derivadas de un uso racional. El suelo, por su parte, suele verse afectado por la escorrentía y la pérdida de fertilidad, por lo que a menudo es necesario mejorar su estructura y conseguir un mejor aprovechamiento de los fertilizantes y otros nutrientes por parte del cultivo.

Con el objetivo de optimizar el uso de estos dos recursos se ha desarrollado Zeba®, el acondicionador físico de suelos de UPL indicado en situaciones en las que se desee mejorar tanto el suelo como el aporte hídrico.

 

Características del producto

Este producto presenta una tecnología única en forma de gránulos superabsorbentes, capaces de captar hasta 400 veces su peso en agua, liberándola en función de las necesidades de la planta. Al tratarse de un compuesto orgánico (no sintético) con una fuerte estructura es capaz de rehidratarse una y otra vez durante su vida útil. Asimismo, posee una baja conductividad eléctrica y una elevada capacidad de intercambio de iones positivos, lo cual propicia la formación de macro-agregados, mejorando por tanto la estructura del suelo y favoreciendo su aireación. Además, sirve de fuente de alimento a los microorganismos del suelo.

Dado su origen natural, es un producto degradable que desaparece del terreno pasados entre 7 o 9 meses tras su aplicación, en función de las condiciones del terreno, teniendo en cuenta variables como el tipo de suelo, pH del mismo, su contenido en materia orgánica o el nivel de microorganismos, entre otras.

Resultados de los ensayos de campo

En todas las evaluaciones realizadas se observó una mayor o igual precocidad en el desarrollo de los cultivos de tomate industrial y patata. En los ensayos realizados en cultivos de algodón, la aplicación de Zeba® supuso un aumento en la velocidad de nascencia para todas las dosis, obteniéndose una respuesta mayor con dosis más altas en situaciones de déficit hídrico.

Este producto favorece el suministro regular del agua disponible a la planta, regulando su movimiento a través del perfil del suelo, lo cual permite realizar riegos más eficientes debido al ahorro en agua y energía. De hecho en los ensayos realizados en tomate se redujo hasta un 25% la necesidad de agua para riego. En los ensayos realizados en suelo arenoso, se incrementó la cantidad de agua retenida un 85%; en suelo franco-arcilloso fue del 38% y en suelo franco-limoso del 37%. Estos resultados apuntan a que el uso de Zeba® puede favorecer el aprovechamiento de nutrientes y fertilizantes; al reducir la lixiviación sin modificar los niveles de salinidad.

 

Modo de aplicación del producto

El uso de Zeba® es interesante en la fase de establecimiento del cultivo, ya que permite a la semilla o a la planta recién trasplantada desarrollarse en mejores condiciones de humedad. También se puede utilizar en viveros y semilleros mezclado con el sustrato.

Los gránulos deben ser aplicados de manera que no queden sobre la superficie del suelo. Para ello se debe utilizar la maquinaria adecuada: sembradoras de doble tolva, depósitos de microgránulos acoplados a las sembradoras o máquinas especialmente diseñadas para la aplicación de microgránulos durante la siembra o plantación. En el caso de nuevas plantaciones arbóreas, Zeba® debe aplicarse sobre el terreno que forma parte del hoyo de plantación, mientras que en plantaciones ya establecidas, el producto se aplicará sobre la línea de goteros mediante una reja a una profundidad de entre unos 3 a 5 centímetros.

La dosis dependerá del tipo de suelo, siendo necesaria la dosis máxima para suelos arenosos y la mínima suelos arcillosos, pero sin superar en cualquier caso los 20 kg/ha.

Dosis de uso recomendadas basadas en experiencias con suelos medio/standard, franco arenosos tipo:

Más Información: https://www.upl-ltd.com/es

Informaciones relacionadas
Tags:

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV