Editorial Agricola
Cultivos

Manejo integrado de las enfermedades de la madera en viveros de vid

10/02/2020

María del Pilar Martínez-Diz1,2, Emilia Díaz-Losada1, David Gramaje3

1Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia (AGACAL-EVEGA), Ponte San Clodio s/n 32428. Leiro-Ourense
2Universidade da Coruña, Facultade de Ciencias, Zapateira, 15071. A Coruña
3Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), Consejo Superior de Investigaciones Científicas - Universidad de la Rioja - Gobierno de La Rioja, Ctra. LO-20 Salida 13, Finca La Grajera, 26071. Logroño

Las enfermedades de la madera de la vid son una de las principales causas de su muerte temprana. La falta de medidas curativas hace que su manejo sea muy difícil y requiera de una estrategia de manejo integrado combinando tratamientos físicos, químicos, biológicos y prácticas culturales tanto en plantas de vivero como en viñedos recién establecidos.


Las enfermedades de la madera de la vid (EMV) afectan a la industria vitivinícola en todo el mundo y son responsables de la pérdida de productividad, y una de las principales causas de la muerte temprana de la vid. Se pueden describir, de forma general, como enfermedades causadas por hongos que provocan la alteración interna de la madera y que conlleva, en un plazo de tiempo indeterminado, la muerte de la zona afectada y, eventualmente, de la planta entera. Las conocidas como Pie negro y enfermedad de Petri son las que afectan fundamentalmente a la planta de vivero, y a viñedos jóvenes, en general de menos de 5 años de edad.

Etiología y epidemiología

Varias especies de hongos de los géneros Campylocarpon, Cylindrocladiella, Dactylonectria, Ilyonectria, Neonectria, Pleiocarpon y Thelonectria se han asociado a la enfermedad del Pie negro, siendo Dactylonectria torresensis la especie más frecuentemente aislada en vides con síntomas de la enfermedad en España (Berlanas et al., 2017). La principal vía de infección de la planta es a través del suelo, debido al inóculo presente en el mismo procedente de restos de plantas infectadas. Estos hongos forman estructuras de resistencia, clamidosporas, que sobreviven en el suelo durante largos periodos de tiempo, aún después de la eliminación de las plantas infectadas, por lo que el inóculo ya puede existir en los suelos antes de plantar. Las estructuras reproductivas, conidios, infectan las plantas penetrando a través de heridas o cortes en las raíces o la inserción raíz-portainjerto. Phaeomoniella chlamydospora, Phaeoacremonium minimum y Cadophora luteo-olivacea son las principales especies de hongos causantes de la enfermedad de Petri, si bien se citan más de una treintena de hongos que pueden estar implicados en el desarrollo de la enfermedad. Las esporas de estos hongos (conidios y ascosporas) también están presentes en el suelo y penetran en la planta a través de pequeñas heridas, pero tienen además la capacidad de diseminarse por la acción del viento, la lluvia, o de artrópodos, y penetran en la planta a través de heridas de poda susceptibles.

Informaciones relacionadas
Tags:

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV