Editorial Agrícola
Innovación

Uso de los drones como herramientas de gestión del viñedo

22/12/2020

El ecosistema que rodea la producción de uva y vino a nivel español se ve inmerso en un importante cambio de paradigma productivo con crecientes retos a los que hacer frente si se quiere asegurar su sostenibilidad durante las próximas décadas. La racionalización de los productos fitosanitarios está cada vez más presente, liderada por normativas estrictas que limitan su uso a la vez que por una demanda creciente del consumidor que busca vinos con una menor huella ambiental. La incorporación de las nuevas tecnologías en la mecanización del campo tiene un papel muy importante para asegurar que las operaciones que se llevan a cabo en el viñedo son seguras, sostenibles y asegurar que las uvas llegan en las condiciones más óptimas a las bodegas y por ende al consumidor.


Francisco García Ruiz, Javier Campos y Emilio Gil
Unidad de Mecanización Agraria. Universidad Politécnica de Cataluña


La explosión del uso de vehículos no tripulados (drones) llegó ya hace un tiempo a la agricultura. Se trata, sin duda, de una herramienta con un potencial interesante, pero también con una serie de limitaciones a tener en cuenta, tanto desde el punto de vista legislativo como de dificultades en su manejo y requisitos de unos conocimientos que, hoy por hoy, no están al alcance de todos los usuarios. En las líneas siguientes se ofrece una visión de algunas de las posibilidades de utilización de esta herramienta en la gestión diaria del viñedo, con especial énfasis en las tareas relacionadas con la protección de cultivos y la caracterización de la vegetación.

Aplicación variable de fitosanitarios a partir de mapas de vegetación

Una de las principales ventajas de la teledetección es que nos permite tener una visión global del crecimiento del cultivo en las diferentes zonas de la parcela. Porque no todas las plantas crecen igual ni tienen el mismo vigor vegetativo, parece comprensible aceptar que tienen unas necesidades distintas de agua y nutrientes por ejemplo. Asimismo, nadie podrá negar que el aporte de insumos deba adaptarse a su estructura vegetativa que es cambiante durante el ciclo de cultivo y en las distintas áreas del campo. La viticultura de precisión pretende cuantificar esta variabilidad dentro de la parcela para poder dar una respuesta adaptada a cada situación dentro de la zona homogénea de crecimiento del cultivo. Esto contrasta con la metodología tradicional, que realiza las correspondientes tareas, como los tratamientos con plaguicidas, de manera uniforme por toda la parcela, sin tener en cuenta estas diferencias.

El uso de drones equipados con sensores multiespectrales permite un mapeo de los viñedos a muy alta resolución que hace posible la extracción de distintos índices vegetativos que se ha comprobado guardan una estrecha relación con las características estructurales del dosel vegetativo. A partir de estos índices punto a punto se derivan mapas de prescripción que una vez cargados en la controladora de la máquina de aplicación de fitosanitarios permiten un aporte óptimo de producto en cada área de la parcela según la densidad del viñedo. La Unidad de Mecanización Agraria de la UPC (www.uma.deab.upc.edu) tiene amplia experiencia en la caracterización y mapeado de la vegetación para la determinación del volumen óptimo de producto. Durante los últimos años ha desarrollado un protocolo en el que gracias a la información obtenida mediante imágenes de dron en tres estadios de crecimiento del viñedo (floración, tamaño guisante y envero) segmentan la parcela en tres clases de vigor distinto (vigor bajo, medio y alto).

Con esta información, y mediante medidas manuales de altura y anchura de la vegetación se obtiene el volumen de vegetación (m3) medio por zona de vigor. Estos mapas son los que en el último paso del proceso se descargan en la consola de la máquina para que cada vez que se registre su posición en la parcela, se envíe una orden para que la máquina varíe el caudal de las electroválvulas para ajustar el volumen de aplicación a dicha zona de vigor. Con ello, se han conseguido ahorros tanto de producto fitosanitario como de agua que oscilan entre el 15 y el 40% en función de las características específicas.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV