Editorial Agrícola
Cultivos

Preocupación en el sector vitivinícola por la posible reforma del sistema de indicaciones geográficas

07/04/2022

La Comisión Europea ha adoptado una propuesta de revisión para reforzar y mejorar el actual régimen de indicaciones geográficas de vinos, bebidas espirituosas y productos agrarios, que no acaba de convencer al sector.

Redacción


Desde Bruselas afirman que las nuevas medidas deberían tener como resultado una mayor aceptación de las IG en toda la Unión, en beneficio de la economía rural y lograr un mayor nivel de protección. “Al proponer un refuerzo y una mayor armonización de nuestro marco jurídico, pretendemos estimular la producción de productos tradicionales de calidad. Esto redundará en beneficio de la economía rural en toda la Unión y contribuirá a preservar las tradiciones locales y los recursos naturales. Además, mantendrá la reputación mundial de los productos agroalimentarios de la UE”, ha dicho el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

Entre las medidas propuestas por la Comisión, figuran: la fusión y armonización de las diferentes normas técnicas en un único procedimiento de registro abreviado y simplificado, para los solicitantes de la UE y de terceros países; un incremento de la protección de las IG en internet; una mayor sostenibilidad y la capacitación de las agrupaciones de productores para gestionar, hacer cumplir y fomentar sus IG. La propuesta también prorroga el régimen de calidad de las especialidades tradicionales garantizadas y el uso de “producto de montaña” como término de calidad facultativo.

Los Estados miembros seguirán siendo responsables del cumplimiento a escala a nivel nacional, mientras que la Comisión lo seguirá siendo en materia de registro, modificación y cancelación de todos los registros. La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (OPIUE) prestará apoyo técnico en el procedimiento de evaluación para contribuir a agilizar los trámites.

Reacciones

La propuesta ha suscitado cierta controversia, cuando no directamente rechazo. La eurodiputada y portavoz socialista de la Comisión de Agricultura en la Eurocámara, Clara Aguilera, ha pedido a la CE que aclare la propuesta: “Consideramos que esta reforma no introduce grandes novedades ni para las denominaciones de origen ni para las indicaciones geográficas, especialmente para el sector vitivinícola”.

En este sentido, Aguilera se ha referido a la normativa de calidad incluida en la última reforma de la PAC, subrayando que “está funcionando bien". Por tanto, sostiene, "una reforma de la legislación solo la podemos justificar si sirve para reforzar y fomentar esta protección europea".

La eurodiputada ha hecho hincapié en que esta modificación aportará mejoras "siempre y cuando refuerce el actual sistema y consiga que se adhieran al mismo muchos más productores, especialmente, a aquellos países donde hay menos implantación de las figuras reconocidas como las DOP o las IGP". "Desde luego, en el sector vitivinícola más allá de unir su normativa con la de otros productos agrícolas, la propuesta aporta pocas novedades respecto a los avances alcanzados en la nueva PAC”, ha señalado, afirmando que abrirán un proceso de diálogo en “todas las regiones de España” para recabar las inquietudes surgidas en torno a la propuesta.

Por su parte, las organizaciones que representan a las denominaciones de origen de vino a nivel UE, la European Federation of Origin Wines (EFOW), y a nivel nacional, la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), han mostrado su oposición frontal a una propuesta legislativa que, consideran, “conseguiría lo contrario de lo que pretende: debilitar a las figuras de calidad, en lugar de reforzarlas, complicar su gestión, en vez de simplificarla, y socavar el vínculo de las II. GG. con el desarrollo rural, en lugar de fortalecerlo”.

A su juicio, carece de “visión, de claridad y de ambición” y consideran que no se puede plantear la reforma del sistema sin tener en cuenta las necesidades que las propias indicaciones geográficas vienen trasladando a la Comisión Europea desde que a principios de 2021 comenzó a gestarse la propuesta.

La propuesta, añaden, contempla algunos elementos positivos (sobre todo, en cuanto al refuerzo de la representatividad de las agrupaciones de productores reconocidas como II. GG. y en materia de protección de las indicaciones geográficas cuando estas se usan como ingredientes). Por todo ello, las organizaciones representativas de las indicaciones geográficas consideran que una reforma en los términos de la planteada no es en modo alguno necesaria ni demandada por las figuras de calidad, que sí están satisfechas con las actuales disposiciones que sobre las indicaciones geográficas introdujo en diciembre del año pasado la nueva PAC y que ya permiten a las DD. OO. reforzar su sostenibilidad y una mejor protección normativa. Sin embargo, la propuesta presentada por la Comisión no solo no amplía esos ámbitos, sino que plantea obstáculos a su aplicación y no aporta ningún valor añadido a lo ya incluido para las figuras de calidad en la nueva PAC.

Así, EFOW y sus miembros, caso de CECRV por parte española, han avanzado que trabajarán intensamente con el Parlamento Europeo y con los Estados Miembro en los próximos meses, durante el proceso de tramitación legislativa de este proyecto, para lograr una política sólida de indicaciones geográficas.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV