Editorial Agrícola
Sanidad y nutrición

"Buscamos ofrecer un abanico de soluciones que ayuden al agricultor a mejorar la tolerancia al estrés abiótico en sus diferentes causas en diferentes cultivos"

26/05/2022

Los bioestimulantes están cada vez más presentes en la producción agrícola, en un contexto marcado por la necesidad de optimizar recursos, el cuidado medioambiental y un entorno climático cambiante. Agricultura aprovechó la presencia del director de Bioestimulantes de Yara para Europa, Antonis Angeletakis, en FIMA 2022 para charlar con él sobre los efectos beneficiosos de estos productos y el conjunto de soluciones que Yara ofrece para el cuidado de los cultivos.

Redacción


AGRICULTURA. La agricultura del hoy y, sobre todo, del mañana, está marcada por la necesidad de producir más con menos. ¿Con qué herramientas cuentan los productores agrícolas para hacer realidad esta premisa?

ANTONIS ANGELETAKIS. Este hecho es una realidad, especialmente a nivel europeo. Por cuestiones medioambientales estamos trabajando en base a la construcción de una agricultura sostenible que pivota sobre la optimización de los recursos que usamos.
Para ello es importante que el agricultor tenga un enfoque holístico. Nuestro papel es ayudarles a que puedan integrarse en programas sobre manejo de los cultivos y puedan hacer el mejor uso de todas las herramientas que tienen a su disposición pero priorizando las tecnologías más eficaces.
Este es el caso de las herramientas digitales. La información tan específica que aportan permite a los agricultores la toma de decisiones óptima en el uso de los fertilizantes, sabiendo el momento y lugar justos donde aplicarlos.
Para mí es importante destacar que los agricultores deben ser conscientes de que no existe solamente una herramienta para ser más eficientes, son muchas y debemos combinarlas adecuadamente para tener el mejor efecto.

AGR. Y quizás también cuidar el medio ambiente, ¿no?

A. A. Exactamente, tenemos en el horizonte a corto plazo una agricultura marcada por el Pacto Verde Europeo, que nos exigirá ser aún más respetuosos con el medio ambiente. En lo relativo a la nutrición vegetal deberemos optimizar el uso de los fertilizantes, controlando al máximo los volúmenes que vamos a aplicar y maximizar su absorción por parte de la planta.

AGR. Los fenómenos climáticos y la tendencia -social y regulatoria- hacia la sostenibilidad son solo dos de los retos a los que se enfrentan los agricultores. ¿En qué medida les ayudan productos como los bioestimulantes a superarlos?

A. A. Como decíamos antes, a nivel europeo tenemos el reto del Pacto Verde. En él aparecen algunos objetivos específicos como reducir el uso de fitosanitarios, optimizar
el uso de los nutrientes y reducir sus pérdidas, objetivos que tenemos que alcanzar antes de 2030. No va a ser fácil, pero los bioestimulantes pueden ayudar en esta dirección, mejorando el uso y la eficacia de los nutrientes que aplicamos.
Por otra parte, hemos comprobado en nuestros ensayos de Yara la polivalencia de estas sustancias: pueden usarse para aumentar la tolerancia de los cultivos al estrés abiótico, bien en casos de bajas temperaturas o por altas temperaturas en casos de sequía; también se pueden usar para trabajar cultivos con problemas de salinidad. Hay soluciones bioestimulantes muy diversas y muchas de ellas se pueden aplicar para apoyar a los cultivos a sobrellevar los efectos del cambio climático y mitigar el efecto negativo que va a tener en la productividad.

AGR. En este sentido, Yara está apostando fuerte en materia de I+D+I para aportar soluciones innovadoras. ¿Cuáles son sus últimos desarrollos?

A. A. En Yara nos hemos enfocado mucho en el desarrollo de nuevos productos. Queremos ofrecer a los agricultores más herramientas que puedan mejorar su productividad, por lo que nuestro portafolio de bioestimulantes sigue creciendo.
Por ejemplo, este año lanzaremos un bioestimulante encapsulado que vamos a usar en combinación con un fertilizante granulado. Este producto servirá para mejorar la disponibilidad de algunos nutrientes a la vez que optimiza el desarrollo del sistema radicular de la planta.
Ahora contamos con bioestimulantes que podemos usar para el tratamiento de semillas, por ejemplo, para mejorar la germinación o la emergencia de las plantas como es el caso del maíz. También tenemos otros bioestimulantes de aplicación foliar que estimulan la floración, mejoran el cuajado y el desarrollo de los frutos.
Asimismo, este año vamos a lanzar un nuevo producto, un tratamiento de semillas para leguminosas que servirá para mejorar el uso y la eficiencia del nitrógeno y la nodulación.
Buscamos ofrecer un abanico de soluciones que ayuden al agricultor a mejorar la tolerancia al estrés abiótico en sus diferentes causas en diferentes cultivos. El éxito de Yara a nivel global estará basado en la diversidad de productos combinada con la especificidad para cada producción.
Y además buscamos que este efecto no vaya solo, sino que el objeto es integrar esta tecnología en nuestros fertilizantes. ¿Quién mejor que nosotros para combinar nuestros propios desarrollos eficientemente?

AGR. Entiendo que el futuro pasa por analizar cada cultivo y la problemática que tenga (quizá con un poco como el médico y los pacientes), a la hora de utilizar un bioestimulante u otro.

A. A. Exactamente, y esto es muy importante, porque el efecto que tienen en un cultivo depende de la problemática propia, de su estado fenológico o de los resultados que queramos obtener. Solo cuando hayamos analizado todo esto deberemos seleccionar el producto más adecuado a utilizar.

AGR. Vivimos momentos en los que la disponibilidad de fertilizantes es difícil por los elevados costes de las materias primas. ¿Es un momento bueno para los bioestimulantes o no es tan bueno?

A. A. Es evidente que este año en el que los precios de los fertilizantes han subido mucho, los agricultores van a usar menos cantidad, por lo que el uso de bioestimulantes y su integración en los programas nutricionales pueden ayudar a los agricultores a optimizar y mejorar la productividad de los cultivos. Pero es importante destacar que los bioestimulantes son complementarios a los fertilizantes, no son sus sustitutos.
Podríamos decir que los fertilizantes son a las plantas como la comida es al ser humano, y los bioestimulantes vendrían a ser como las vitaminas. Si queremos un crecimiento adecuado de los cultivos es indispensable usar los nutrientes que son necesarios, no hay atajos.

AGR. Y, finalmente, hemos hablado del Pacto Verde Europeo y la creciente importancia de la agricultura ecológica ¿Se pueden utilizar también los bioestimulantes en este modelo productivo?

A. A. Ya tenemos productos que están certificados y son aptos para la agricultura ecológica, así como otros en desarrollo bajo la línea YaraVita. Por ejemplo, en los próximos meses vamos a lanzar en España un nuevo bioestimulante certificado para agricultura ecológica, pero tenemos muchos otros proyectos donde queremos desarrollar también productos, como nutrientes foliares de la línea YaraVita, en los que vamos a tener también una certificación a nivel europeo para su uso en agricultura ecológica.
Es importante resaltar que no va a haber ninguna diferencia a nivel práctico de estos productos con respecto a los que tenemos para agricultura convencional. Simplemente los elaboramos eligiendo los componentes que podemos usar para desarrollar una formulación que pueda ser certificada ecológica sin perjudicar la eficacia y eficiencia en los tratamientos.

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV